Fernando Pérez I Educador Canino

Marketing, productividad y desarrollo personal

Qué necesitas para emprender y ser educador canino

(Si lo prefieres, puedes escuchar este post en iVoox o iTunes) Cuando me decidí a emprender y a dejar mi anterior actividad profesional como docente en Conservatorios de Música, me ayudaron a dar ese salto al vacío multitud de marcas personales que encontré por la red y un buen número de libros que cayeron en mis manos. Como me gusta predicar con el ejemplo y ya he pasado por esa etapa inicial en donde te invade esa sensación de “sentirte perdido”, quiero ayudarte contándote qué pasos debes dar para tomar el control de tu vida tanto si tu idea es hacerlo abriendo un centro físico como si quieres operar de forma digital. Vaya por delante que tienes todo mi apoyo, admiración y respeto. Si crees firmemente en que has encontrado tu propósito y misión en la vida compartiéndola con un perro, más de la mitad del camino ya está andado. Ahora solo te queda luchar por ello cada día (esto de emprender es como una montaña rusa), poner mucha pasión y trabajar duro. Pero esto que no se te olvide, aquí tienes a alguien que cree en ti. APTITUDES PERSONALES > Ser inconformista: si nunca estás satisfecho con lo que tienes, siempre quieres más, tu cabeza está llena de ideas y quieres tener un control absoluto de tu tiempo, tu perfil encaja con el de un emprendedor. > Ser perfeccionista: en el buen sentido de la palabra. Debes tener claro qué quieres, cuándo y cómo; solo así conseguirás resultados. Al final es todo una cuestión de actitud. Si algún día amplías tu equipo y buscas a alguien que te ayude, deberás trasladarle esta idea de una persona tremendamente exigente con su trabajo. > Ser positivo: es la llave del éxito. Y no solo porque te ayudará a gestionar la educación de los perros, sino porque será la energía que emitas a todo el que te rodee. > Ser un buen comunicador: al final verás que vas a estar un montón de tiempo intentando trasladar y hacer llegar a otros tu filosofía, así que es tan importante o más cómo lo dices que qué dices. > Ser un loco de los perros: qué chungo suena, pero sí, no basta con que te gusten los perros, debes amar estar con ellos, además de que de forma natural te salga estar preocupado o preocupada por su bienestar diario. Al final tendrás que implicarte mucho, así que solo te será posible si desprendes pasión por lo que haces. > Ser paciente: tendrás que repetir las cosas mil veces, volver atrás, saber esperar… No debes ser una persona que quiere todo para ya ni desesperar pronto. > Ser perro: esto lo irás entendiendo poco a poco, pero a veces nuestra forma de ver el mundo difiere mucho de cómo lo ve un perro, así que si no sabes empatizar con él, todo irá mal. FORMACIÓN Entender a un perro y saber comunicarte con él no es algo tan fácil si no sabes cómo hacerlo. Ellos tienen otra forma, otras señales para mostrar cómo se sienten; debes conocerlas para actuar en consecuencia y establecer así un cordón comunicativo con los perros. Además, se supone que vas a ser un profesional, no una persona que da consejos de parque, de esos que saben mucho de perros pero en realidad no saben nada (abundan, ya verás). Tu currículum académico es algo muy importante, así que deberás buscar a alguien con quien formarte. Puedes aprender todo de una sola persona, pero yo te aconsejo que estés siempre en formación continua: > Cursos de educador canino: encontrarás muchos, pero lo más importante es que te informes bien sobre quién lo imparte y cuál es su filosofía. Tienes que buscar a alguien de nueva generación, que no emplee el castigo como metodología y que piense siempre en positivo. > Cursos de adiestrador canino profesional: la ANACP (Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales), otorga a muchos centros homologaciones para impartir estos cursos de varios meses con prácticas incluidas. Se tratan muchos temas conductuales, veterinarios, problemas de conducta y metodologías de adiestramiento. Como bagaje teórico están muy bien, incluso obtendrás tu carnet oficial de adiestrador si superas todos los módulos, pero en realidad eso solo será el inicio de tu formación. > Seminarios: asiste a todos los que puedas. Lo mejor es que estés al tanto de todos los que se ofertan a varios meses vista y te establezcas un calendario según tus necesidades. Igual quieres especializarte en deporte canino, en gestión de grupos de perros, en miedos, en estrés, en habilidades… > Devora libros sobre educación canina: una frase leída en un libro puede cambiarte totalmente la vida. La bibliografía sobre esta temática es muy amplia, así que no hay excusas. > Da forma a tu propia filosofía: después de hacer todo lo anterior, estarás en disposición de presentar tus servicios con una filosofía propia en torno al mundo del perro basada en toda tu experiencia y habiendo contrastado un montón de ideas. > Si tengo que recomendarte a profesionales con los que formarte, estos serían Santi Vidal de Más Que Guau, Marcos J. Ibáñez de Takoda, Alba Benítez de simiperroHABLARA o Mariona Monrós de Natural Gos. NECESIDADES LEGALES PARA ABRIR UN SITIO FÍSICO  Esta parte quizá sea la más tediosa de todas, pero si realmente vas a ir en serio con lo que haces, necesitarás seguir los cauces legales para ello. Además es la única forma de que los demás te vean como un auténtico profesional. > Licencia de apertura: cada localidad y Ayuntamiento tiene sus reglas. Algunos te pedirán núcleo zoológico, otros un número mínimo de metros cuadrados para ejercer tu actividad… lo mejor es que acudas a ellos para que te proporcionen información. > Alta en autónomos: necesario para emitir facturas y oficializar cualquier actividad económica. Para nuevos emprendedores los primeros meses tienen cuota reducida (en torno a 50€); esta cuota se irá incrementando poco a poco, pero siempre puedes beneficiarte de subvenciones. > Seguro de Responsabilidad Civil: que cubra daños o accidentes que puedan ocurrir durante los entrenamientos y cualquier otra actividad que realices en tu centro. > Acude a tu gestoría de confianza: si les explicas claramente a qué te quieres dedicar, ellos te informarán de todo lo que necesitas para ello. YO QUIERO OFERTAR MIS SERVICIOS VÍA ONLINE Me parece una decisión muy buena. Podrás llegar a cualquiera en cualquier lugar del mundo, al final estamos todos conectados. > Gran imagen corporativa: debes diferenciarte de los demás diciendo por qué tú eres diferente. Los clientes te quieren a ti, no a tus servicios, así que tienes que trabajar mucho qué proyectas al mundo. > Plataforma de formación online: a la que puedas subir tus cursos, talleres o cualquier otra actividad formativa que desees realizar. > Conocimientos sobre marketing online: porque tendrás que saber vender tus servicios y cómo moverte por este mundo tan cambiante que es la red. > Gran presencia en las redes sociales: pero para aportar contenido de valor y que realmente interese a tus usuarios. > Debes tener un blog, podcast o canal de Youtube, en donde expliques qué haces, cómo y para seguir aportando ese contenido de valor del que te hablé en el punto anterior. > Una referente para mí en esto de la educación canina online es PAT Educadora Canina. Una presencia en la red trabajada durante años, en constante renovación y siempre aportando ideas geniales. EN RESUMEN Si coges y sintetizas todo lo que he escrito en la publicación, un buen “pack de educador canino” se compondría de lo siguiente: > Capacidad comunicativa y ser una persona empática. > Formación. > Estar al día en requisitos legales para ejercer actividad económica. > Imagen corporativa que refleje tu filosofía (página web, logo…). > Conocimientos de marketing en redes sociales. > Aportar al mundo del perro contenido de valor. > Diferénciate del resto creando tu propio canal de Youtube, blog o podcast. > Pelear cada día como si no hubiera un mañana para lograr vivir de tu pasión. MENCIONES HECHAS EN EL POST > Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales. > Más Que Guau. > Takoda. > SimiperroHABLARA. > Natural Gos. > PAT Educadora Canina. POST ANTERIOR EN EL BLOG > Cómo conseguí liberarme del estrés. Dale un poco de vida a la publicación dejando abajo tu comentario, ¡te lo agradeceré! Y si te ha gustado, ¿qué tal si compartes para que llegue a más gente? Fernando Pérez Mi misión es que te conviertas en un dogportista respetuoso con su perro y que aprendas a educarlo de una forma amable. Hacer de ti la persona con la que todo perro querría estar. En este blog te iré contando cómo puedes conseguirlo.    Descarga mi ebook GRATIS, “Iniciación al canicross & 7 errores de principiante”, disfruta de mis publicaciones y transforma la vida con tu perro. SÍ, QUIERO No te preocupes por el SPAM, solo recibirás correos que te ayudarán a convertirte en dogportista.


Cómo conseguí liberarme del estrés

Tengo que reconocerte que hay algo que me trae de cabeza… te hablo del estrés. Y en esta ocasión no quiero hablarte del estrés en perros, que existe (y tanto que existe…), sino de mi propio estrés y qué hice para intentar atajarlo. En realidad aún sigo aprendiendo y poniendo en práctica muchas técnicas para seguir mejorando este aspecto de mi vida. No te hablaré del estrés en perros (bueno, un poco sí), porque considero que hay muchísima gente que sabe de esto un montón; al final del post te mencionaré los nombres de grandes profesionales expertos en la materia. Dicho esto, ¿qué significa estrés? El Diccionario de la Real Academia Española lo define como: “Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”. Uf… Qué mal rollo. Pero es verdad. Si pasas mucho tiempo expuesto a situaciones de estrés continuado y no consigues liberarlo, vete preparando para un colapso mental grave. Y lo peor de todo es que te sentirás tan mal, que influirás negativamente en todo lo que te rodea, incluyendo aquí a tu familia y  a tus perros. ¡Pero si mis perros también forman parte de mi familia! Lo sé, pero he querido mencionarlos aparte porque lo más normal es que descargues todo tu mal humor y frustración sobre ellos, que no tienen la culpa. Así que llegados aquí quiero lanzarte un consejo: piensa y analiza tu estado emocional antes de relacionarte con tu perro. Ellos no deben sufrir las consecuencias de tu propio estrés. SEÑALES DE ESTRÉS EN TU PERRO Ahora que ya sabes un poco de qué quiero hablarte y qué es esto del estrés, te dejo una lista de cosas que pueden indicar estrés puntual en tu perro (esta lista no es mía, sino de Santi Vidal de Más Que Guau, con quien aprendí bastante sobre estrés y miedo): Movimiento. Saltar. Coger cosas con la boca. Rascarse. Sacudirse. Transportar cosas con la boca. Jadeo. Hipersalivar. Sudor en las almohadillas. Revolcarse por el suelo. ¿Pero si mi perro hace eso constantemente? Tranquilo, el estrés no es malo, más bien al contrario, necesitamos estrés para poder sobrevivir. El problema es si no conseguimos gestionarlo y liberarnos de él. Lo que debes tener en cuenta es que si aparece el estrés, igual por detrás existe el miedo y todo esto genera un estado de estrés crónico mucho más grave. Un mundo aparte es el estrés en perros de trabajo, como pueden ser los que practican mushing y de los que tanto hablo en este blog… Pero espera, creo recordar que más arriba te dije que quería hablarte de mi estrés personal, así que dejemos estos temas para otras publicaciones y centrémonos en el asunto. ESTRÉS PERSONAL Me gustaría que, si estás o has estado en la misma situación que yo, esto que te voy a escribir te ayude a superar y a gestionar tu estrés diario. Te aseguro que he pasado por ello, así que quiero contarte mi experiencia y a quién le pedí ayuda. Acabo de darte la clave número 1, pedir ayuda. Sí, cuando no sabes cómo salir de una situación, lo mejor es recurrir a alguien que te eche un cable. Bueno, lo primero identificar y admitir que algo malo pasa, luego tomar una decisión y empezar a funcionar. PENSAR > DECIDIR > HACER. Aparte de mi pasión por los perros, también me interesan mucho los temas de marketing, desarrollo personal y productividad. Te cuento esto porque ahí mismo afloró la raíz de mi problema con el estrés, demasiadas inquietudes, poco tiempo, querer hacer mucho y no hacer nada… La temida MULTITAREA. Era la pescadilla que se mordía la cola, buscaba cómo ser más productivo y conseguía exactamente lo contrario, sentarme delante del ordenador, tener mil cosas por hacer y no empezar con ninguna. Y aquí te dejo otra de las reglas que aprendí: EMPEZAR > ACABAR. Sí, empieza algo y procura acabarlo antes de ponerte con otra cosa. Nuestro cerebro funciona así, te manda señales positivas al final del día si has cerrado eso que te habías propuesto en un principio. No hay nada más frustrante, por lo menos para mí, que acabar mi jornada de trabajo con una lista de tareas sin terminar o que se han quedado a medias, por eso lo de PENSAR antes, DECIDIR luego qué hacer y qué no, y finalmente HACER. MÉTODO GTD Todo esto no me lo invento yo ni es fruto de mi cosecha, hay gente que se dedica exclusivamente a buscar la productividad personal y empresarial con diferentes métodos y estrategias. La que yo descubrí a base de investigar y estoy intentando implementar en mi vida es el método GTD de David Allen. Tengo que dar las gracias al genial blog de Vicente Úbeda y a uno de sus posts en donde reflexiona sobre ello. Él fue el trampolín para que siguiera buscando más información sobre el método y, en consecuencia, una cosa me llevara a la otra. Había que empezar a tomar decisiones. Lo bueno de este método es que puedes implementarlo en muchas facetas de tu vida, independientemente de a qué te dediques. Mi propósito principal era acabar con la multitarea y despejar mis bandejas de entrada (seleccionar a dónde entraría toda la información). Cuando me puse a ello, descubrí que eran muchas las distracciones que me impedían ser productivo y, en consecuencia, me generaban estrés. QUÉ DECISIONES TOMÉ Prescindir del Whastapp > Qué valentía, dirás… Pero lo cierto es que a día de hoy no lo echo nada de menos. Ni a él ni a otros servicios de mensajería instantánea. Son un foco constante de distracción, con gente que te escribe por cualquier cosa y a cualquier hora (esto es un caos si te dedicas a entrenar gente vía online o a tratar con clientes). Al fin y al cabo, si alguien quiere o necesita comunicarte algo importante, te puede llamar, ¿no? Un número de móvil diferente para el trabajo > Que se apaga fuera de ese horario y en el que no tengo instalada ninguna aplicación que no sea imprescindible para mis tareas. Silenciar y bloquear todos los avisos que aparecen en la pantalla del móvil > Sobre todo cuando estoy trabajando. Esto ayuda muchísimo a no caer en la multitarea y a centrarte en lo que estás, en una única cosa. Recuerda, empieza algo y acábalo. Aprender a NO HACER > Más importante que HACER es NO HACER, o lo que es lo mismo, saber decir NO y apartar de tu mente ciertas tareas. Lo mismo que hacer una limpieza general, vamos. Y hablando de limpieza general... Despejar los contactos y la timeline de mis redes sociales > Este mundo es un caso aparte. ¿Te has parado a pensar cuántas veces al día abres tu Facebook desde el móvil? La mayoría de veces para nada productivo. Ahí todo el mundo opina, todo el mundo habla, todo el mundo suelta lo primera que se le pasa por la cabeza sin reflexionar antes… Daría para otro post; yo opté por: crear listas de Twitter por categorías y con aquellos perfiles que realmente me interesa seguir. Limpieza general de contactos en Facebook, ¿cómo voy a tener yo en la vida real más de 1000 amigos?, con un perfil estrictamente personal y otro profesional en donde, al que realmente le interese lo que hago, pueda seguirme. Al final las redes son un medio, no un fin. Sé cuánto tiempo al día y cuándo dedico tiempo a esas redes. Mantener ordenada y sin distracciones mi mesa de trabajo. ¡El email! > Otra arma de doble filo. No lo abro a primera hora del día, espero hasta por lo menos las 11 de la mañana para hacerlo. Todo lo que me entra está perfectamente clasificado en carpetas y se va contestando por prioridad. Se abre, se contesta, se envía lo que haga falta a la papelera y no se vuelve a tocar hasta el día siguiente. Si te fijas una de las claves es la organización, saber qué vas a hacer y cuándo, y terminarlo. Por eso intento tener una lista de tareas o propósitos para cada día, todo escrito, por supuesto. Lo primero que hago al levantarme es mirar mi móvil, abrir el Instagram… ¡Meeekkk! Error. Consulto mi lista de tareas que he dejado escrita el día antes, empiezo por una que sea fácil de resolver y que me despierte un poco, y luego continúo para ir tachando poco a poco. Redes sociales, lectura, consulta y todo lo relacionado viene después. Hay ciertas cosas que mejor no hacer a primera hora, como tener una cita telefónica o por Skype con alguien, por ejemplo. THINKWASABI Para toda esta parte final me fue de gran ayuda el blog de Berto Pena, thinkwasabi. Berto es un experto en productividad personal, y cree firmemente en la magia de lo pequeño, en cambiar cosas sutiles que harán mejorar mucho tu calidad de vida y de trabajo. Te animo a echarle un ojo porque estoy convencido de que puede cambiarte la vida. HERRAMIENTAS El verdadero cambio está en ti, así que no busques que una aplicación de móvil te libere del estrés. Lo mejor es que saques todo de tu cabeza a un papel y, una vez que lo tengas organizado, eches mano de alguna “app” que te ayude en la gestión. Te dejo las que tengo yo instaladas en mi móvil: > Google Calendar: tremendamente útil a la hora de anotar citas en tu calendario para un día y hora en concreto, esas tareas que tienen fecha fija. > Trello: te permite organizar tus tareas y proyectos por listas, de manera que puedas tener todo escrito y fácil de visualizar. > Evernote: esta aplicación la utilizo como método de captura. Todo lo que veo por internet, me parece interesante pero no lo puedo leer en ese mismo momento, lo guardo con esta aplicación para volver a ello cuando pueda; así nunca se te escapará nada que llame tu atención en un primer momento. > Feedly: con ella podrás guardar, ordenar y almacenar todos los blogs que sigues. Poder leer y acceder de un vistazo solo a lo que realmente te interesa, ayuda mucho a liberarte del estrés. Ya de paso, te animo a que agregues mi blog a tu Feedly ;-) CONCLUSIONES FINALES No sé si te ayudará todo esto que acabo de contarte. Me apetecía hacerlo por si te has visto o algún día te ves en la misma situación que yo y necesitas consejo para ponerle remedio. Soy consciente que no es un trabajo de días, ni de semanas ni incluso de meses, porque al final el tema va de cambiar tu modo de vida, tus hábitos y la forma en la que gestionas tu día a día. Yo sigo en ello, uno de los peligros de estos cambios es intentarlo y fracasar porque realmente no has puesto voluntad en ese cambio o no has sabido cómo hacerlo. Queda para otra ocasión pero… Imagínate cuánto daño puede hacer el estrés mal gestionado en tu perro. MENCIONES HECHAS EN EL POST Más Que Guau. David Allen. Vicente Úbeda. ThinkWasabi. RECOMENDACIONES Esta lectura puede ayudarte mucho con tu estrés: “Organízate con eficacia” de David Allen. Si haces clic en el producto y lo compras yo recibo una pequeña comisión. Esto no afecta para nada al precio de compra y estarás apoyando mi trabajo. ¡Gracias! Dale un poco de vida a la publicación dejando abajo tu comentario, ¡te lo agradeceré! Y si te ha gustado, ¿qué tal si compartes para que llegue a más gente? Fernando Pérez Mi misión es que te conviertas en un dogportista respetuoso con su perro y que aprendas a educarlo de una forma amable. Hacer de ti la persona con la que todo perro querría estar. En este blog te iré contando cómo puedes conseguirlo.    Descarga mi ebook GRATIS, “Iniciación al canicross & 7 errores de principiante”, disfruta de mis publicaciones y transforma la vida con tu perro. SÍ, QUIERO No te preocupes por el SPAM, solo recibirás correos que te ayudarán a convertirte en dogportista.  


© 2018 Fernando Pérez & SenBal |Todos los derechos reservados