Fernando Pérez I Educador Canino

Educación canina

Qué necesitas para emprender y ser educador canino

(Si lo prefieres, puedes escuchar este post en iVoox o iTunes) Cuando me decidí a emprender y a dejar mi anterior actividad profesional como docente en Conservatorios de Música, me ayudaron a dar ese salto al vacío multitud de marcas personales que encontré por la red y un buen número de libros que cayeron en mis manos. Como me gusta predicar con el ejemplo y ya he pasado por esa etapa inicial en donde te invade esa sensación de “sentirte perdido”, quiero ayudarte contándote qué pasos debes dar para tomar el control de tu vida tanto si tu idea es hacerlo abriendo un centro físico como si quieres operar de forma digital. Vaya por delante que tienes todo mi apoyo, admiración y respeto. Si crees firmemente en que has encontrado tu propósito y misión en la vida compartiéndola con un perro, más de la mitad del camino ya está andado. Ahora solo te queda luchar por ello cada día (esto de emprender es como una montaña rusa), poner mucha pasión y trabajar duro. Pero esto que no se te olvide, aquí tienes a alguien que cree en ti. APTITUDES PERSONALES > Ser inconformista: si nunca estás satisfecho con lo que tienes, siempre quieres más, tu cabeza está llena de ideas y quieres tener un control absoluto de tu tiempo, tu perfil encaja con el de un emprendedor. > Ser perfeccionista: en el buen sentido de la palabra. Debes tener claro qué quieres, cuándo y cómo; solo así conseguirás resultados. Al final es todo una cuestión de actitud. Si algún día amplías tu equipo y buscas a alguien que te ayude, deberás trasladarle esta idea de una persona tremendamente exigente con su trabajo. > Ser positivo: es la llave del éxito. Y no solo porque te ayudará a gestionar la educación de los perros, sino porque será la energía que emitas a todo el que te rodee. > Ser un buen comunicador: al final verás que vas a estar un montón de tiempo intentando trasladar y hacer llegar a otros tu filosofía, así que es tan importante o más cómo lo dices que qué dices. > Ser un loco de los perros: qué chungo suena, pero sí, no basta con que te gusten los perros, debes amar estar con ellos, además de que de forma natural te salga estar preocupado o preocupada por su bienestar diario. Al final tendrás que implicarte mucho, así que solo te será posible si desprendes pasión por lo que haces. > Ser paciente: tendrás que repetir las cosas mil veces, volver atrás, saber esperar… No debes ser una persona que quiere todo para ya ni desesperar pronto. > Ser perro: esto lo irás entendiendo poco a poco, pero a veces nuestra forma de ver el mundo difiere mucho de cómo lo ve un perro, así que si no sabes empatizar con él, todo irá mal. FORMACIÓN Entender a un perro y saber comunicarte con él no es algo tan fácil si no sabes cómo hacerlo. Ellos tienen otra forma, otras señales para mostrar cómo se sienten; debes conocerlas para actuar en consecuencia y establecer así un cordón comunicativo con los perros. Además, se supone que vas a ser un profesional, no una persona que da consejos de parque, de esos que saben mucho de perros pero en realidad no saben nada (abundan, ya verás). Tu currículum académico es algo muy importante, así que deberás buscar a alguien con quien formarte. Puedes aprender todo de una sola persona, pero yo te aconsejo que estés siempre en formación continua: > Cursos de educador canino: encontrarás muchos, pero lo más importante es que te informes bien sobre quién lo imparte y cuál es su filosofía. Tienes que buscar a alguien de nueva generación, que no emplee el castigo como metodología y que piense siempre en positivo. > Cursos de adiestrador canino profesional: la ANACP (Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales), otorga a muchos centros homologaciones para impartir estos cursos de varios meses con prácticas incluidas. Se tratan muchos temas conductuales, veterinarios, problemas de conducta y metodologías de adiestramiento. Como bagaje teórico están muy bien, incluso obtendrás tu carnet oficial de adiestrador si superas todos los módulos, pero en realidad eso solo será el inicio de tu formación. > Seminarios: asiste a todos los que puedas. Lo mejor es que estés al tanto de todos los que se ofertan a varios meses vista y te establezcas un calendario según tus necesidades. Igual quieres especializarte en deporte canino, en gestión de grupos de perros, en miedos, en estrés, en habilidades… > Devora libros sobre educación canina: una frase leída en un libro puede cambiarte totalmente la vida. La bibliografía sobre esta temática es muy amplia, así que no hay excusas. > Da forma a tu propia filosofía: después de hacer todo lo anterior, estarás en disposición de presentar tus servicios con una filosofía propia en torno al mundo del perro basada en toda tu experiencia y habiendo contrastado un montón de ideas. > Si tengo que recomendarte a profesionales con los que formarte, estos serían Santi Vidal de Más Que Guau, Marcos J. Ibáñez de Takoda, Alba Benítez de simiperroHABLARA o Mariona Monrós de Natural Gos. NECESIDADES LEGALES PARA ABRIR UN SITIO FÍSICO  Esta parte quizá sea la más tediosa de todas, pero si realmente vas a ir en serio con lo que haces, necesitarás seguir los cauces legales para ello. Además es la única forma de que los demás te vean como un auténtico profesional. > Licencia de apertura: cada localidad y Ayuntamiento tiene sus reglas. Algunos te pedirán núcleo zoológico, otros un número mínimo de metros cuadrados para ejercer tu actividad… lo mejor es que acudas a ellos para que te proporcionen información. > Alta en autónomos: necesario para emitir facturas y oficializar cualquier actividad económica. Para nuevos emprendedores los primeros meses tienen cuota reducida (en torno a 50€); esta cuota se irá incrementando poco a poco, pero siempre puedes beneficiarte de subvenciones. > Seguro de Responsabilidad Civil: que cubra daños o accidentes que puedan ocurrir durante los entrenamientos y cualquier otra actividad que realices en tu centro. > Acude a tu gestoría de confianza: si les explicas claramente a qué te quieres dedicar, ellos te informarán de todo lo que necesitas para ello. YO QUIERO OFERTAR MIS SERVICIOS VÍA ONLINE Me parece una decisión muy buena. Podrás llegar a cualquiera en cualquier lugar del mundo, al final estamos todos conectados. > Gran imagen corporativa: debes diferenciarte de los demás diciendo por qué tú eres diferente. Los clientes te quieren a ti, no a tus servicios, así que tienes que trabajar mucho qué proyectas al mundo. > Plataforma de formación online: a la que puedas subir tus cursos, talleres o cualquier otra actividad formativa que desees realizar. > Conocimientos sobre marketing online: porque tendrás que saber vender tus servicios y cómo moverte por este mundo tan cambiante que es la red. > Gran presencia en las redes sociales: pero para aportar contenido de valor y que realmente interese a tus usuarios. > Debes tener un blog, podcast o canal de Youtube, en donde expliques qué haces, cómo y para seguir aportando ese contenido de valor del que te hablé en el punto anterior. > Una referente para mí en esto de la educación canina online es PAT Educadora Canina. Una presencia en la red trabajada durante años, en constante renovación y siempre aportando ideas geniales. EN RESUMEN Si coges y sintetizas todo lo que he escrito en la publicación, un buen “pack de educador canino” se compondría de lo siguiente: > Capacidad comunicativa y ser una persona empática. > Formación. > Estar al día en requisitos legales para ejercer actividad económica. > Imagen corporativa que refleje tu filosofía (página web, logo…). > Conocimientos de marketing en redes sociales. > Aportar al mundo del perro contenido de valor. > Diferénciate del resto creando tu propio canal de Youtube, blog o podcast. > Pelear cada día como si no hubiera un mañana para lograr vivir de tu pasión. MENCIONES HECHAS EN EL POST > Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales. > Más Que Guau. > Takoda. > SimiperroHABLARA. > Natural Gos. > PAT Educadora Canina. POST ANTERIOR EN EL BLOG > Cómo conseguí liberarme del estrés. Dale un poco de vida a la publicación dejando abajo tu comentario, ¡te lo agradeceré! Y si te ha gustado, ¿qué tal si compartes para que llegue a más gente? Fernando Pérez Mi misión es que te conviertas en un dogportista respetuoso con su perro y que aprendas a educarlo de una forma amable. Hacer de ti la persona con la que todo perro querría estar. En este blog te iré contando cómo puedes conseguirlo.    Descarga mi ebook GRATIS, “Iniciación al canicross & 7 errores de principiante”, disfruta de mis publicaciones y transforma la vida con tu perro. SÍ, QUIERO No te preocupes por el SPAM, solo recibirás correos que te ayudarán a convertirte en dogportista.


La focalización en el perro de canicross

¿Os imagináis que, cada vez que corriéramos, fuéramos saludando continuamente al público que nos aplaude, nos paráramos a tomarnos un vaso de agua en un bar o simplemente nos sentáramos a charlar un rato con nuestro compañero? Sinceramente, no creo que fuera la manera más acertada de afrontar una carrera. Esa concentración, ese estar en el ahora, es algo bastante difícil de conseguir también para nuestro perro si no trabajamos el hecho de enfrentarse a estímulos externos sin que pierda esa focalización a la hora de correr. Podríamos definir focalizar como "dirigir el interés o los esfuerzos que se encuentran al alcance de la mano hacia un centro o foco determinado”. Es decir, poner todo nuestro empeño en únicamente realizar de la mejor manera posible esa actividad que desempeñamos en el presente. Para el perro de canicross o bikejoring, que corre solo, focalizarse en correr es algo que debemos entrenar mucho con él hasta conseguir un resultado perfecto. El perro que corre con otros, en equipo, ya va envuelto por esa burbuja que forma junto a sus compañeros de equipo; como dijimos en la anterior entrada, corre porque otros perros también corren. Entonces, ¿cómo conseguimos un perro focalizado, que emplee toda su concentración en correr y tirar? Como siempre, mucho entrenamiento optimizando el rendimiento. El refuerzo es la clave. Hay que reportarle mucho feedback a nuestro perro cada vez que lo haga bien. Los perros deberían ser los mejores en esto de la focalización porque viven el momento siempre con entusiasmo. Utilizar el refuerzo positivo (tono de voz amable), cada vez que nuestro perro tire sin distraerse con nada. Si en algún momento comienza a distraerse, simplemente detenemos nuestra marcha, esperamos unos instantes y continuamos. Es decir, si lo haces bien no dejamos de correr (lo que más te gusta), pero si empiezas a desconcentrarte nos detenemos. Utilizar muchos tiempos muertos en nuestro entrenos. Esto suele ayudar a que el perro se motive y focalice en lo que está haciendo. Ser constantes y crearnos unos hábitos de entrenamiento. Poner todo nuestro empeño en focalizarnos en una única cosa cada vez que entrenamos, es decir, corro 500 metros en recto sin distracciones, me paro unos metros antes de coger un giro a derecha, arranco y pongo todo mi empeño en que mi perrete realice ese giro, cuando lo toma, me paro y continúo con la focalización en recto, etc... Cuando estemos entrenando, identificar qué fue lo que distrajo a nuestro perro e intentar que no pase la próxima vez. Siempre surgirá la oportunidad de una distracción, así que nuestra misión es ayudar al perro a acertar y no a fallar. Bajamos la intensidad de ese estímulo que le hizo perder la focalización. Por ejemplo, si fue una persona, le pedimos a esa persona que tome un poco más de distancia. Si fue el paso de un charco, quizá deberíamos antes elegir uno más pequeño y bordearlo antes de intentar cruzarlo por completo. En primeras fases del entrenamiento, debemos eliminar toda distracción que pueda hacerle perder la concentración a nuestro perrete: un camino con demasiados estímulos, personas andando, un terreno muy irregular, algún aparato móvil que llevemos con nosotros y que pueda sonar mientras entrenamos, un sitio con muchos ruidos… lo mejor es decidir bien en dónde vamos a entrenar, preferiblemente una pista ancha, con un firme plano y sin irregularidades, lo más silencioso y “abandonado” posible, sin distracciones. Si eres constante, empático y respetas los tiempos de tu perro, los dos llegaréis a correr focalizados, disfrutando del aquí y el ahora. Fernando Pérez Mi misión es que te conviertas en un dogportista respetuoso con su perro y que aprendas a educarlo de una forma amable. Hacer de ti la persona con la que todo perro querría estar. En este blog te iré contando cómo puedes conseguirlo.    Descarga mi ebook GRATIS, “Iniciación al canicross & 7 errores de principiante”, disfruta de mis publicaciones y transforma la vida con tu perro. SÍ, QUIERO No te preocupes por el SPAM, solo recibirás correos que te ayudarán a convertirte en dogportista.


Canicross: qué hacer y qué no hacer

Practicar deporte con nuestro perro es una de las actividades que más crecimiento está experimentando en los últimos años. Mucha gente aficionada al ejercicio físico y amante de los perros, se está dando cuenta de lo placentero que puede resultar compartir esfuerzo con nuestro mejor amigo. Pero no todo son buenas noticias, a veces las “modas” traen consigo un buen lote de problemas y canicrossear no es algo tan sencillo como calzarse unas zapatillas y salir a correr. Me viene ahora a la mente ese boom del running vivido hace unos años, todo el mundo se creía preparado para correr un 10.000 o una ¡maratón! con muy poco o nada de entrenamiento. ¿Qué acarrea eso? Lesiones, lesiones y más lesiones, problemas graves de salud, planificaciones descargadas de internet completamente arbitrarias y, en la mayoría de los casos, incompatibles con el rendimiento físico del individuo... Si trasladamos esto al canicross los problemas se duplican porque ya no solo debemos preocuparnos de nosotros, sino también de nuestro perro. Incluso me atrevería a decir que nuestra principal premisa es el bienestar de nuestro perrete. Hay que dejar a un lado el ego y anteponer su salud física y emocional por encima de todo, ¡ahora no corres solo! Tú eres el responsable de todo lo que le ocurra, para bien y para mal. Recuerda que fuiste tú el que tomó la decisión de traerlo a tu lado, su vida se liga íntimamente a la tuya a partir de ese momento. QUÉ HACER Antes de empezar, pide consejo a algún club de canicross cercano, ellos te pueden ayudar mucho al principio. Ponte en forma poco a poco. Si ya corrías antes de practicar canicross, genial, si no lo hacías deberías mejorar antes tu estado físico, ¡tu perrete te exigirá mucho! Pide un chequeo veterinario sobre la salud de tu perro. No todos son aptos para correr, los de tipo molosoide, por ejemplo (boxer, bulldog…), sufren mucho más a la hora de respirar, imagínate si tienen que correr. También hablamos en este blog sobre cuáles son las razas más adecuadas para practicar canicross. Utiliza material adecuado: cinturón de canicross, línea de tiro no inferior a dos metros y con amortiguador, arnés de tiro para el perro. Fíjate que subrayo de tiro porque no sirven los de paseo, estos que cruzan por las patas delanteras ya que no permiten la extensión normal de las mismas. Puedes encontrar todo lo relativo al material en la página de la Real Federación Española de Deportes de Invierno. Hablando de invierno, tu perro solo puede correr con bajas temperaturas, a partir de los dieciséis grados ya empiezan los problemas, así que corre solo con frío. Siempre por superficies blandas, tú llevas zapatillas pero tu perro no. Hidrata bien a tu perro. ¿Cuando corres tienes mucha sed verdad? A tu perro le pasa lo mismo o más porque él solo se refrigera por la lengua y las almohadillas. Más abajo verás cuándo NO debes darle de beber, sigue leyendo. Procura que tu perro disfrute corriendo. Para eso debes convertir la actividad en algo divertido, que no provoque ansiedad en él, asesórate por un profesional de la educación canina, no es tan fácil. Preocúpate más por tu perro que por ti mismo. Procura saber de perros y de lenguaje canino. Igual él te está diciendo algo que no entiendes o tú se lo estás comunicando de forma incorrecta. Hazle un calentamiento a tu perro antes de empezar a correr: saltos, pasos por detrás de ti, juegos con conos… Son ejercicios que tienes que enseñar antes pero que previenen de muchas lesiones. Realiza estiramientos a tu perro después de la actividad, eso alargará su vida deportiva. En el blog de Arion encontrarás un post sobre este tema; PAT Educadora Canina también nos habla del Doga, una manera de relajarte con tu perro. Pide consejo a un experto en medicina deportiva. Espera a que tu perro tenga por los menos doce meses antes de correr distancias largas con él, aunque con ocho ya puedes empezar con su iniciación. Ve muy despacio al principio, que la asociación con la actividad sea sistemática y positiva. Positivo, qué bonita palabra. Sí, trabaja siempre en positivo, esto quiere decir que fomentes los aciertos del perro y  lo ayudes a disfrutar, él te necesita. De ti depende que correr sea un auténtico placer o una tremenda tortura. Realiza chequeos continuos a tu perro, sobre todo en sus extremidades y almohadillas, que todo esté en buen estado. Hay unas cremas excelentes para tratar estas zonas. Establece un plan de entrenamiento para tu perro. Acondicionamiento y fuerza al final del verano, velocidad a medida que entra el invierno, esto de manera muy general. De nuevo, asesórate por un profesional. QUÉ NO HACER No fuerces a tu perro, él no es tu herramienta. Desgraciadamente veo a muchos perros con señales de evitación y ansiedad cuando corren y encima forzados a correr por sus guías. Correr con tu perro exige responsabilidad, no empieces por tu cuenta sin asesorarte antes. No corras con tu perro lesionado o que muestre algún problema de salud. Hay que utilizar el material adecuado, por supuesto nada de collares de pinchos, de ahogo o correas unidas a esos collares. Imagínate si te hicieran correr a ti así. Jamás se practica canicross cuando hace calor. Las temperaturas y distancias de referencia que establece la Real Federación Española son las siguientes, aunque cada perro es un mundo y debemos conocer su tolerancia a ello: menos de 16ºC, carrera normal, 16º-18ºC, no superaremos los 4 km., 18º-22ºC, no superaremos los 2km., 22ºC o más, no se corre. Tómate esto muy en serio, la vida de tu perro depende de ello. No des de beber ni de comer a tu perro justo antes de salir a correr o al terminar, ¿tú lo haces? Yo espero dos o tres horas para hacerlo y también hidrato con ese mismo margen de tiempo antes de correr. Si lo hacemos estamos propiciando la torsión gástrica, que puede matar a nuestro perro. Evita correr en asfalto, como dijimos más arriba nuestro perro no lleva protección en sus pies así que las superficies duras son muy abrasivas para él. No generes distrés a tu perro, estrés del malo. Todos necesitamos un poco de estrés para vivir, pero correr ya genera picos de ansiedad altos en tu perro, ayúdale a controlarlos y a calmarse después de la actividad con juegos de olfato o un pequeño paseo. No seas egoísta, ahora los resultados no dependen solo de ti, ¡corres con tu perro! No antepongas tu propia ambición por encima del bienestar de tu compañero. Por supuesto, no regañes o pegues a tu perro, parece obvio pero no está de más recordarlo, por si acaso. No fuerces demasiado a tu perro hasta que cumpla por lo menos los ocho meses, su musculatura y articulaciones tienen aún que desarrollarse. No quieras ir demasiado rápido, eso solo trae problemas y trabajar sobre un problema complica todo mucho más. Tu perro puede hacer asociaciones negativas con la actividad y no volver a ser el mismo. No vayas a una competición sin estar seguro o segura de que tu perro va a disfrutar y a correr siempre delante de ti. Debes trabajar y prepararlo antes de acudir a tu primera carrera. Sé responsable y aplica el sentido común, la mayoría de las veces lo que no es bueno para ti tampoco lo es para tu perro. Seguro que han quedado muchos puntos por tratar, déjanos tus comentarios para ayudar a ampliar este post y que la responsabilidad y el buen hacer sean claves en el canicross. Fernando Pérez Mi misión es que te conviertas en un dogportista respetuoso con su perro y que aprendas a educarlo de una forma amable. Hacer de ti la persona con la que todo perro querría estar. En este blog te iré contando cómo puedes conseguirlo.  Descarga mi ebook GRATIS, “Iniciación al canicross & 7 errores de principiante”, disfruta de mis publicaciones y transforma la vida con tu perro. SÍ, QUIERO No te preocupes por el SPAM, solo recibirás correos que te ayudarán a convertirte en dogportista.


El perro de canicross. 10 consejos para que tu perro corra

Cuando nos decidimos a practicar canicross, puede ser muy frustrante no conseguir que nuestro perro tire constantemente delante de nosotros, además de que si éste no lo hace y, por el contrario, lo sobrepasamos o corremos con él a nuestro lado, podemos ser penalizados por el juez de carrera. Ya contamos en este blog qué pautas seguir para adquirir nuestro primer perro de carreras, cómo entrenarlo y también cómo afrontar nuestra primera carrera. En esta ocasión os dejamos diez prácticos consejos con los que, bien empleados, podrás conseguir que tu perro corra con ganas. Positiviza el arnés: nuestro perro puede sentirse incómodo o “raro” la primera vez que le pones el arnés. Primero preséntaselo y que lo huela, en ese momento refuérzalo con un trozo de comida apetitosa. Esconde el arnés y repite la operación unas cuantas veces. A continuación puedes ponérselo y volver a premiar con comida, dejándoselo puesto cada vez más tiempo. Juega con él mientras tiene el arnés puesto: si tu perro es un apasionado de la pelota, puedes jugar con él después de ponerle el arnés, así aprenderá que, cuando lo lleva, todo es positivo. Paseos con el arnés: si sales a correr con tu perro suelto, ocasionalmente puedes hacer que éste lleve su arnés puesto al mismo tiempo que disfruta corriendo “free” por el bosque. Premiar cuando el perro tire: a todos nos gusta que nuestro perro no tire de la correa pero, en este caso, eso es precisamente lo que queremos, así que si sales a pasear con él, ponle también el arnés y refuerza con comida cada vez que vaya delante de nosotros tirando con ganas. Haz una sesión corta en tu primer enganche: esto es de vital importancia para que el perro acabe con ganas y establezca una relación positiva con la actividad. No más de quinientos metros, tiene que ser siempre progresivo, no intentes avanzar demasiado rápido. Utiliza a alguien como estímulo: en ese primer enganche puedes pedir a alguien de tu familia que avance unos metros, se pare y llame al perro. Cuando éste arranque, aprovecha para meter tu comando de voz para la salida y, al final, refuerza con tono de voz efusivo y caricia. Pide ayuda a tus otros perros: si sales a correr con varios perros a la vez, deja que unos vayan sueltos y engancha a otro, lo normal será que se motive mucho corriendo con sus compañeros de manada. Refuerza con el tono de voz siempre que tire y trabaje con ganas. No olvides reforzar siempre al final de la actividad: puedes hacerlo con comida, tono de voz efusivo o lúdicamente, jugando con él a la pelota, por ejemplo. Intenta hacerlo lo antes posible después de finalizar la actividad, que el “timing” sea mínimo, no más de cinco segundos. Mantén a tu perro en calma unas horas antes de la actividad: así conseguirás que, en el momento de correr, canalice ahí toda su energía. Los perros no son máquinas: aprende a leer a tu perro. Igual que nosotros, tu perro tendrá días en los que no le apetezca correr. No te frustres, da por finalizada la actividad, iros a casa y ya irá mejor otro día. Si el problema persiste, pide ayuda a un especialista canino. Fernando Pérez Mi misión es que te conviertas en un dogportista respetuoso con su perro y que aprendas a educarlo de una forma amable. Hacer de ti la persona con la que todo perro querría estar. En este blog te iré contando cómo puedes conseguirlo.  Descarga mi ebook GRATIS, “Iniciación al canicross & 7 errores de principiante”, disfruta de mis publicaciones y transforma la vida con tu perro. SÍ, QUIERO No te preocupes por el SPAM, solo recibirás correos que te ayudarán a convertirte en dogportista.


© 2018 Fernando Pérez & SenBal |Todos los derechos reservados